Los 5 aspectos que hacen de la micromovilidad la mejor opción

"La micromovilidad es un asunto serio con un objetivo claro: devolver las ciudades a las personas y proteger el medioambiente, un dos por uno. En esta entrada del blog, me gustaría subrayar los cinco aspectos que considero más importantes. Parte del contenido de esta entrada pertenece a un fantástico artículo publicado por Florent Crivello, al que me gustaría dar la enhorabuena por su increíble trabajo."

1. Eficiencia

Imagina que estás disfrutando del mejor álbum de Joy Division en tu sistema HiFi de alta calidad, sentado en un cómodo asiento calefactable que te relaja poco a poco la espalda, con un café con leche rebosante de espuma en el portavasos y un cómodo techo sobre tu cabeza que te protege del frío y la humedad. Como un rey, ¿no? Vale, vamos por partes. Como varón medio, pesarás cerca de 80 kg. El coche que conduces pesa unos 1 500 kg. Esto implica que tú representas un 5 % del peso total. Si llenas tu depósito de gasolina (o el combustible que utilices), la eficiencia de dicho combustible será del 35 %, ya que el resto se libera en forma de calor. Hagamos el cálculo de la eficiencia energética. 5 % x 35 % = 1,75 %. De todo el dinero que has invertido en llenar ese depósito, solo el 1,75 % se destina a tu movimiento, ya que el resto se utiliza para mover el coche o se libera en forma de calor. Visto así duele un poco, ¿verdad?

Compara esto con el uso de un vehículo eléctrico pequeño, en el que la relación de peso se invierte. El motor eléctrico convierte el 85 % de la energía en movimiento y tiene un peso medio de 20 kg. De esta forma, la eficiencia energética total asciende al 70 %, lo que implica que la mejora se multiplica por 40. No hace falta añadir nada más.

2. Espacio

A continuación, el siguiente elemento de nuestra lista es el espacio de aparcamiento. En Estados Unidos, hay unas 8 plazas de aparcamiento por cada coche. En áreas urbanas nos molesta que haya motos mal aparcadas, algo lógico y comprensible. Sin embargo, lo que me cuesta entender es la cantidad de coches que ocupan las calles de nuestras ciudades. Además, suelen permanecer aparcados y solo se utilizan durante un 2 % del tiempo. Lo único que se consigue al no conducirlos es quitar espacio útil de las ciudades sin necesidad. Por no hablar del valor que le damos a estos espacios, que es totalmente ilógico.

Tan solo a pocos metros de un aparcamiento existen propiedades con un valor de 5 000 € por metro cuadrado. El aparcamiento cuesta 2 € la hora. Esto quiere decir que la ciudad ni siquiera puede monetizar los coches que no se utilizan, algo que, desde mi punto de vista, es bastante extraño. Yo propongo la creación de una empresa de aparcacoches con la que se pueda hacer frente a este problema. La solución sería aparcar los coches fuera del centro y poder utilizar el espacio que dejan para otros fines.

3. Sostenibilidad

Esta era de cajón. Los vehículos pequeños no contaminan. Además, su proceso de producción es mucho más económico, su huella ecológica es inferior a la de un coche y el producto final es más barato. Se trata de una solución mucho más fácil de gestionar para lograr una mayor sostenibilidad. La tendencia lógica es la de traer la producción desde Asia hasta las zonas en las que se va a vender el producto final. De esta forma, la cadena de suministro se vuelve más sostenible, se reducen los tiempos de producción, se optimiza la logística y se trabaja por pedidos.

4. Seguridad

En mi opinión, hay muchas personas equivocadas en este punto. Mucha gente siente una mayor inseguridad al conducir un vehículo de micromovilidad. Y, en realidad, esto no tiene que ver con el vehículo como tal, sino con el accidente que pueden provocar otros vehículos, como camiones o coches. Las consecuencias de esto son terribles. Por ello, forma de abordar el problema es a través de la construcción de infraestructuras adaptadas para la micromovilidad y, sobre todo, la regulación de la cantidad de coches y camiones que pueden acceder a áreas urbanas. Esto garantizaría un aumento del espacio para la circulación de vehículos de micromovilidad y mejoraría la vida y la calidad de vida en las ciudades.

5. Bienestar de las ciudades

En su mayoría, las ciudades las conforman los coches y las carreteras, que dictaminan su planificación. Sin embargo, cada vez más ciudades se centran más en la sostenibilidad que en las carreteras, y a sus habitantes les encanta. En Estocolmo, se han peatonalizado unas cuantas calles durante el verano y la realidad es que parece que cobran vida. Los restaurantes crecen, se crean más zonas verdes, se diseñan zonas de descanso, etc. Si preguntáis a los habitantes de esos barrios, mucho me extrañaría si digo que no hay ni una sola persona que eche de menos los coches.

  • Rickard Bröms, Fundador & CEO Vässla.