Lo importante no es el último kilómetro.

Lo importante no es el último kilómetro. Son los últimos 25.

"Las ciudades se enfrentan a un gran problema. Más y más personas se mudan al centro, que se llena cada vez más. Las aglomeraciones dan lugar a interminables atascos, que tienen como resultado todo tipo de actividades perjudiciales para el medioambiente."

"Por desgracia, este problema solo se hace visible cuando la persona que conduce un lujoso todoterreno que incluye todas las comodidades del mundo no puede avanzar ni cien metros en ciudad. La velocidad media de los coches en Manhattan es de 12 km/h, algo más baja que la de los carruajes tirados por caballos que utilizábamos como transporte privado hace 150 años. Es una locura."

"Lo primero y más importante que podemos hacer para mitigar este tremendo problema es bastante sencillo. Utilizar vehículos pequeños para trayectos cortos. Ya está."

"Para arrojar un poco de luz sobre el tema: Por lo general, el 50 % de los trayectos que se realizan en cualquier tipo de vehículo suelen ser cortos (menos de 25 km). La mayoría de estos trayectos cortos se realizan en áreas urbanas, en hora punta, cuando las personas se desplazan para ir a trabajar. En su mayoría, se realizan desde barrios de la periferia al centro. Los vehículos que más afectan al incremento de los atascos son aquellos que se desplazan desde la periferia al centro de la ciudad."

"Me gustaría animar a todo el mundo al que le preocupen la calidad del aire en su ciudad y la salud de sus habitantes a valorar la posibilidad de utilizar un vehículo de menor tamaño para trayectos cortos y, en concreto, para ir a trabajar. Os aseguro que, una vez hecho el cambio, nunca se vuelve al coche."

"Decidí fundar Vässla cuando me di cuenta de esto, tras encontrar una forma de resolver mi problema. Y, en mi caso, me ahorré una hora de atasco diario al utilizar un ciclomotor eléctrico en vez del transporte público. La libertad y la facilidad de predicción que me brindó esta decisión supusieron para mí un antes y un después."

"Así que, si podemos empujarnos a tomar esta decisión de utilizar vehículos pequeños para ir a trabajar, gran parte del enorme problema de las ciudades se resolverá. No habrá tantos atascos. Se reducirán los niveles de contaminación del aire. Aumentará la seguridad. La calidad de vida en las ciudades se disparará. Las personas volverán a recuperar sus ciudades. Y todo esto con una simple decisión. Utilizar vehículos pequeños para trayectos cortos."

Lo importante no es el último kilómetro. Son los últimos 25.

Rickard Bröms, Fundador & CEO de Vässla Micromobility

1/1